domingo, abril 23

El Peje en Playa


Playa del Carmen, Q. Roo, 23 de abril.- A 70 días para que comience una de las contiendas electorales más significativas de los últimos tiempos en la historia de México, considerando que la izquierda en Latinoamérica está ganando terreno, Andrés López Obrador impresionó una vez más a las masas con un discurso sencillo, elocuente y claro, con el que pidió el voto el 2 de julio para ocupar la presidencia de la nación.
En una tarde calurosa, apenas refrescada por un soplo de brisa marina, el candidato tabasqueño llegó al parque Lázaro Cárdenas de la Luis Donaldo Colosio, una de las colonias proletarias más pobladas del país y dio un discurso de no más de una hora sobre los cambios estructurales para “rescatar al país” de lo que él calificó “época porfirista”, refiriéndose a la riqueza de México concentrada en unas cuantas manos.
En una tarde de verbena popular, cuando ondearon en el aire los banderines, las pancartas y se oyeron los altavoces y las cumbias, la plaza del parque se fue llenando. Al mitín acudieron grupos simpatizantes de Tulum y del fraccionamiento Galaxia, además de las redes ciudadanas y militantes de Convergencia y del Partido del Trabajo –PT-.
En esta manifestación política, no tan multitudinaria como las del PRI, pero sí matizada con convicción, la voz del candidato se dejó oir aguda y enronquecida: “No queremos pedir dinero porque el que da dinero pide algo a cambio y yo quiero llegar libre a la presidencia para transformar México”, dijo.
El egresado de la UNAM como licenciado en Ciencias Políticas reiteró el compromiso de sacar a las masas de la miseria. Cada año 50 mil mexicanos jóvenes migran a la frontera, o se van a polos turísticos. En ciudades como ésta, dijo, donde hay turismo se puede notar el progreso. En el resto del país solamente “hay ruina”.
Mencionó que impulsará la industria turística imponiendo criterios de protección ecológica y la eliminación de los contrates sociales. “No queremos hoteles de todo lujo al lado de la pobreza y la marginación”.
Un punto primordial dentro de su proyecto de nación lo constituye la herrumbrosa industria petrolera que los gobiernos priístas han intentado llevar a la ruina para tener un pretexto y privatizarla. “Desde hace 24 años no se construye una refinería en el país”, y los mexicanos exportan petróleo a los EU y luego tienen que importar más del 40 por ciento de gasolina que se consume en el país a precios exorbitantes.
López Obrador, quien asumiera la jefatura del gobierno del Distrito Federal en el 2000, se presentó ahora con el cabello cano y la piel masacrada por el sol, frente a los simpatizantes playenses prometiéndoles volver, “voy a regresar como Presidente de la República a Playa del Carmen”.
Dentro de una política de confrotación con la tecnocracia priísta, el abanderado de la Alianza por el Cambio dijo que eliminará las pensiones de los ex presidentes y utilizará el dinero para ayudar a los viejos. “Puro gobierno mediocre y ladrón ha tenido este pobre estado. Salinas de Gortari recibe 160 mil pesos mensuales. Se terminarán las pensiones para Echeverría, De la Madrid, Zedillo y todo ese dinero se irá a financiar programas sociales para adultos mayores”, afirmó.
Enfatizó la importancia de erradicar la corrupción de una manera gradual para sanar las finanzas del Estado y lograr un mayor ahorro en el erario público; bajar los precios de la luz, el gas y la gasolina; y respetar tres preceptos: “No robar, no mentir y no traicionar”.
Desmintió a sus oponentes, quienes aseguran un nexo entre él y Hugo Chávez, presidente de Venezuela. En su discurso el candidato por los pobres se refirió a Madero, Villa, Carranza y Juárez como sus modelos políticos.
El politólogo López Obrador garantizó que no le fallará al pueblo, “ no me va a marear el poder, no voy a cambiar mi forma de pensar ni de ser porque tengo principios e ideales, pero más que todo, tengo amor y el amor con amor se paga”, expresó.
Andrés Manuel López Obrador es autor de tratados políticos, como Los primeros Pasos (Tabasco 1810-1867); en 1986 Del esplendor a la sombra (La República Restaurada: 1867-1876); en 1988, Tabasco,Víctima del Fraude Electoral; en 1995 publicó Entre la historia y la esperanza; y en 1999, Fobaproa: expediente abierto.
En su libro Un proyecto alternativo de nación el candidato a la presidencia de la República define un plan para reestructurar al país atendiendo las finanzas, la educación la cultura, el medio ambiente, la industria petrolera, las relaciones internacionales, la honestidad y el federalismo.
En este libro, el politólogo usa la investigación científica para exponer sus puntos de vista y sus propuestas de lo que el considera una cara nueva para México-0-.

1 comentario:

Literatura mexicana dijo...

Hola,
la próxima vez que venga el Peje me avisas, porfa...
El país necesita renovarse. Y espero que así se haga.

Me gusta tu blog.