sábado, enero 20

Desde Navolato vengo


Durante los años que he estado fuera de mi tierra natal no he podido eludir un sentimiento de nostalgia al escuchar las canciones de la banda sinaloense.
La curiosidad por saber sobre los orígenes de la banda me llevó a hojear el libro En Sinaloa nací, Historia de la música de banda, escrito por la etnomusicóloga suiza, Helena Simonett:
La definición del término "banda" tiene varios significados. Generalmente se refiere a cualquier tipo de agrupaciones de personas asociadas, organizadas o ligadas entre si. En un contexto musical, la banda se refiere a un grupo de personas que se organizan para tocar instrumentos musicales.
En México, dichas bandas son especificadas con frecuencia como bandas de música, un término que se aplica para cualquier agrupación musical.
Las bandas de metales y con instrumentos de percusión, las tan renombradas bandas populares o bandas de viento, todavía juegan un rol importante en todo México.
En las diferentes regiones se han desarrollado tipos característicos y se han adquirido sus nombres vernáculos. Las bandas regionales son bautizadas ya sea por el nombre de sus instrumentos, tales como la tambora (Sinaloa), el tamborazo (Zacatecas), o el alborota güeyes -"sonoridad escandalosa" (Zacatecas), las terribles hueseras (Sinaloa); por platillos populares como el chile frito (Guerrero), el frijol con hueso (Michoacán y Sinaloa); o por el escenario de la creación musical como la perrada (músicos de la calle) y la huipera o la canastera (los músicos que tocan en bares y salones de billar).
Otras denominaciones para la banda sinaloense son: banda natural, banda de viento o banda banda.
Las bandas más tradicionales son bautizadas según su ubicación geográfica, por lo regular, sus pueblos de origen: El Recodo, El Limón, Mazatlán, Culiacán, Mocorito, Santa Rosa, Tierra Blanca, Los Tamazules, Los Guamuchileros, Los Escamillas, etcétera.
Algunas le agregan el nombre del líder de la banda, o denominan a la banda completa conforme a los nombres de alguno de sus integrantes o apelativos: Los Mochis de Porfirio Amarillas, El Recodo de Manuel Rivera, El Recodo de Cruz Lizárraga, Los Hermanos Urías de Guasave, Los Hermanos Rubio de Mocorito, Los Sirolas, Los Chilolos.
Una de las descripciones más detalladas de la vida y costumbres en la Sierra Madre Occidental fue la escrita por el estadounidense John R. Flippin, un ingeniero en minas que pasó cinco años en Guadalupe y Calvo, Chihuahua:
"Aquí todas las clases sociales tienen una ferviente admiración por la música. Podría decir con certeza que lo son de un modo extraordinario. No hay ninguna villa que no disponga de una banda o dos y no pasa una semana en que no desfilen una o dos veces por las calles y hagan sus interminables rondas con su música y demostraciones ruidosas.
"Como en cualquier parte, las bandas de viento jalan en su marcha a todos los vagos dispersos del pueblo, sin la excepción del inevitable rapaz que encabeza o culmina la procesión en sus marchas y contramarchas sin sentido.
"Sus tardeadas al aire libre, con sus concurridas muchedumbres, ofrecen en vestido y apariencia una vista grotesca.
"Algunos mexicanos, con unos cuantos dólares en el bolsillo, se emborrachan e inmediatamente quieren que una banda de música vaya de arriba abajo por las calles y se detenga frente a las casas y tiendas y toque por la gloria de estar borrachos!"
Los músicos memorizaban piezas enteras de música o aprendían patrones armónicos simples y tocaban para apoyar líneas melódicas.
Debido a que las convenciones musicales de las bandas de pueblo se generaban dentro de esta "tradición de música plebeya", los educados fuereños, tales como Flippin tuvieron necesariamente que recibir la música de banda de pueblo como "molesta" y "perjudicial". Quizás conciente de su severo juicio, Flippin añadió más tarde:
"Yo no creo subestimar la música y sus influencias armonizantes... pero un mexicano puede llegar a sacarle demasiado provecho a las mejores cosas, sobrecargando, de un modo heroico, a intervalos inoportunos a sus colmados oyentes".



2 comentarios:

Eleonaí dijo...

Hola Ave:

De las bandas, te falto la mera principal de Sinaloa: la banda de ElRecodo de Cruz Lizarraga.

Y las bandas de los pueblos de Oaxaca. No hay algo mejor que escuchar a la banda de los niños de Tlahuitoltepec, Mixes. Y una banda acompañando a Georgina Meneses cantar es algo que sólo se escucha en Oaxaca o en el Palacio de Bellas Artes...

I dijo...

arriba la música de banda de viento y sus músicos!!!

tengo la fortuna de conocer la obra de Helena Simonett...

actualmente estoy diseñando un espacio para difundir mi investigación sobre los músicos de banda en el Noroeste de México ojalá puedan echarle un ojo.

saludos