sábado, abril 19

Nadando en el ocio

Me pasé dos años metiendo solicitudes de empleo en redacciones de periódicos, agencias de noticias e instituciones de enseñanaza, hasta que me di cuenta que mi nuevo trabajo era pedir trabajo.
Por lo tanto concluyo que el desempleo comienza en el ocio, un buen punto de partida para la creatividad: un estado perfecto.

Para cuando el ocio les rasque la cabeza les recomiendo estas películas:

Elizabeth, y la nueva versión que se titula Golden Age.

2 comentarios:

Peggy Bonilla dijo...

Hola Ave

Ya las vi. Me gustó mucho Elizabeth (La reyna virgen)

!que precio por un trono! Bueno, y por la vida también...


Saludos

Bon voyage

mafalda dijo...

.....

El ocio y sus bendiciones, ¡ah! porque también las tiene y son generosas.

El poema esta muy hermoso.
Es como la formación de imágenes con las manos, como una artesanía hecha de barro y cuerpos.

Un saludo mi amiga.

Hoy envío los libros te mando mensaje al cel en cuanto haga el trámite.

Mafalda