sábado, marzo 10

Tallereando con García Márquez


Imagen del Centro Internacional de Guionismo, www.escuelacine.com




Muchas veces me he cuestionado sobre la necesidad de los talleres literarios, si realmente el escritor nace o se hace. Pues bien, algo que podría satisfacer mis preguntas está en el libro que publicó Gabriel García Márquez, La Bendita Manía de Contar.
El escritor colombiano dice padecer una "obsesión" por relatar historias, es una "manía" con la que ha crecido, él mismo se cuestiona si acaso es posible que las obsesiones no se enseñen, o las manías se transmitan.

Hay personas que nacen con talentos avasalladores que es casi imposible esquivarlos. García Márquez se estaba muriendo por desarrollar eso que traía "entre manos", que era la manía de contar historias. De acuerdo a su experiencia, manifiesta, que es de dudarse que la cepa de escritor sea algo que se consiga en las aulas de una escuela, se nace con ese talento. Sin embargo, en la vida casi todas las personas nos encontramos, en un momento dado, con la necesidad o el gusto de contar, y por ello el saber cómo hacerlo resulta vital.

Así como a Gabo, a mí también me ha tocado estar con aquellos que tienen un don natural de contar, y cualquier anécdota, por más trivial que parezca en su estado natural, a través de sus bocas adquiere dimensiones de tallas sorprendentes. Sin embargo, esas mismas personas suelen ser incapaces de poner en letra lo que con tanta maestría han expresado por via oral. Hé aquí la importancia de aprender a escribir, por ello habrá que suponer que la narrativa requiere de las dos partes: la creatividad para captar la historia y la capacidad de transmitir con ese sorprendente impacto a través de la palabra escrita.

La literatura en sí, es un vastísimo vecindario con muchas callejuelas. No se aprende a escribir en una escuela, ni en la universidad, ya que el oficio de la tecla difiere de la teoría, "En una cátedra de literatura con un señor allá arriba soltando un imperturbable rollo teórico, no se aprenden los secretos del escritor", dice García Márquez, "el único modo de aprenderlos es leyendo y tabajando en taller".

En este libro queda claro que el proceso creativo tiene sus etapas y que si bien está rociado por las fragancias de la inspiración, también tiene implícita la técnica de la confección. Stephen King menciona que cualquier narración debe tener una columna vertebral, y que a partir de ésta es que se van creando las escenas. Gabriel García Márquez está de acuerdo con tal aseveración.
El objetivo de hacer talleres no es para escribir precisamente, dice Gabo, sino para armar las historias que se convertirán en un guión de película o de televisión. Todo el proceso, dice, debe comenzar por una acto simple y después ir desarrollando la trama hasta completarla.

En este taller salen a relucir diversas historias que ejemplifican una buena trama. Hay que ahondar en los clásicos griegos, específicamente Edipo; leer con detenimiento a El Chacal, que sirvió como base de la película sobre el (ficticio) asesinato del general De Gaulle; habrá que ver con detemiento Fresa y Chocolate y detener el video en las escenas que nos enseñan algo.

García Márquez precisa que el texto para guiones es diferente al de la novela o el cuento, los guionistas trabajan en función de escenas y movimientos, mientras que el novelista suele tener otra perspectiva.
"La bendita manía de contar recoge, junto con Como se cuenta y cuento y Me alquilo para soñar, la experiencia del taller de cine coordinado por el premio Nobel de literatura", especifica la contraportada.
Ni Gabo ni los talleristas se imaginan todo lo que me ha ayudado este pequeño librito.



5 comentarios:

Juana Gallo dijo...

¡Ah! cómo me gustaría "tallerear" con García Márquez o con King...

Besos

angeek dijo...

Yo creo que sí, que se nace con ello. Lo demás es la pulidita al diamante.
También creo que algunos se les da mejor de manera oral pero es un derecho ineludible saber expresarnos por el único medio que nos distingue del resto de los habitantes de este planeta: la escritura. La genialidad ya es otra cosa: asunto de dioses y diosas.
Edipo,tantas enseñanzas.
El Chacal hace años que no la leo.
Yo agregaría a Balzac describe tan bien la condición humana.
Soy muy mala lectora de King.
¡Pero qué productiva andás! te salen como tres post por minuto!
¡Saludos!

angeek dijo...

¡Si tuviera al Gabo de maestro seguro me pone orejas de burro! ¡No escribiría ni mi nombre, nada más por puro pánico escénico!

Juana Gallo dijo...

Yo estaría alelada escuchándole, mirándole escribir... Gabo es mucho Gabo. Observaría cada detalle, cada gesto, cada movimiento...
Las cosas ya fueron dichas desde los griegos, la manera cómo se dicen ahora es lo interesante, creo.

King tiene un libro que se llama "Mientras escribo", ahí cuenta un poco su vida y su desarrollo como escritor y algunos consejos o sugerencias que él hace. Me gustó mucho, interesante, divertido, además de instructivo.

Besos

Parte del Aire 2010 dijo...

te felicito. Haber estado con El Gabo.
Besos desde Argentina.