miércoles, abril 25

La redondez del asunto

Si supiera que voy a vivir más de noventa años creería en estar a la mitad de mi vida. De la visión magnánima se ve la geometría perfecta: la redondez de un ombligo, centro limítrofe de las dos partes del cuerpo.
Pienso en una esfera y en el punto donde recae lo que una vez comenzó; en la redondez de las buenas historias que aún los cronistas carrascalosos consideran cimiento en su narrativa; en la tierra y en todo lo que respira en ella; en algo que va y viene como las mareas; en la generosidad de unos pechos que amamantan con sus lunas llenas.
Pienso en ciclos, en soles y hoyos; en lapsos y ojos; en caminos que regresan a un mismo punto, en elipsis y ruedas que circundan, giran y abrazan. Concluyo entonces que aun yendo a la mitad la vida es como estar comenzando en el mismo punto, de regreso, como la ola que llega a la misma playa y besa la misma arena. La ola seguirá siendo ola, Pero me pregunto... si habrá cambiado, será ésto vivir?

2 comentarios:

Eleonai dijo...

La ola seguirá teniendo forma de ola, más no de la misma agua, ésta habrá cambiado, por lo que será otra ola y tal vez la misma.

Noventa y más. Andrés Henestrosa quería vivir 90, cuando una gitana le dijo que viviría 75, y ya ha vivìdo 100.

angeek dijo...

Cuando vas exactamente a la mitad de repente te parece que todo inicia pero algo ha cambiado. Es mejor que el asunto sea redondo y no cuadrado.
Saludos