jueves, septiembre 27

LAS LETRAS DORADAS DE SINALOA

Cosme Álvarez
El martillo
2007, año de premios para escritores nacidos en Sinaloa
La literatura en Sinaloa vive, con sus poetas y narradores contemporáneos, uno de sus mejores momentos. De la Generación de Babel a los Posmodernistas (nacidos entre 1918-1949 y aún vivos) se cuenta por lo menos con tres poetas notables; de la Generación de Medio Siglo, nacidos en los cincuentas y conformada por dieciocho poetas, hay sin duda otros tres de indudable talento.
De los también dieciocho Poetas del Puente Nuevo, nacidos en los años sesentas, sobresalen ocho, tres de los cuales son reconocidos a nivel nacional. La Generación Espontánea (nacidos entre 1970-1980) cuenta por ahora con quince autores, de entre lo cuales es fácil reconocer a seis poetas, dos de ellos ganadores ya de premios importantes.
La prosa escrita por sinaloenses motivó lo que se ha dado en llamar la Narrativa del Norte, y sus tres figuras centrales son Élmer Mendoza, Juan José Rodríguez y César López Cuadras.
En 2007 los dos premios de poesía con mayor importancia en México han sido otorgados a dos autores sinaloenses. El primero de ellos, Mario Bojórquez (Los Mochis, 1968), obtuvo el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes por su libro El deseo postergado. Enseguida, Jesús Ramón Ibarra (Culiacán, 1965) ganó el Premio Nacional de Poesía Gilberto Owen por su libro Crónicas del Minton’s Playhouse. También un narrador sinaloense, Álbaro Sandoval Medina, fue el ganador del Premio Binacional de Novela Joven Frontera de Palabras, por su obra Lodo en Tierra Santa.
De Sandoval Medina se tienen pocas noticias. Nació en Culiacán, en 1970, y reside en San Mateo, California. Se ha desempeñado como reportero y editor, y en 2005 obtuvo dos premios de periodismo por reportaje y crónica en Sinaloa.
El premio otorgado a Mario Bojórquez despertó sospechas y encono en algunos círculos literarios del país. El alegato no se centraba en la calidad de la obra de Bojórquez, sino en la posibilidad de que uno de los jurados hubiera influido en la decisión. Para mí, el problema no comenzaba ni terminaba con la premiación de Mario Bojórquez. Quizá el error de origen fue pensar que la vitalidad de la poesía radica en los premios y no en los poetas y sus libros.
Hasta donde sé, David Huerta no ha ganado el Aguascalientes, pero no creo que lo necesite para demostrar que es un Poeta. Leemos libros, no premios. Ningún poeta, ningún artista verdadero, escribiría un libro para ganarse un premio.
Me queda claro que la discusión que sostuvieron ciertos grupos, en el DF y en Sinaloa, se centró en la vanidad (herida o halagada) de algunas personas. La poesía está por encima y al margen de los favoritismos y las mezquindades. Aquel debate no tocaba a la poesía; aquel debate demostró una vez más la calidad moral de los grupos y las cofradías literarias, que privilegian su pequeña parcela de pseudopoder sobre la inteligencia y el arte.El martillo sirve para fijar las cosas sueltas… y para algo más.cosmealvarez@yahoo.comhttp://poesinaloa.blogspot.com

8 comentarios:

mafalda dijo...

....

La vanidad, la envidia cierra la objetividad, existen parnasos que establecen pactos de adeshiòn autenticamente absurdos. Los premios solo nos ayudan a visializar quien es quien dentro de los grupos, identidicando al virtuoso, al envidioso, que generalmente no son los premiados.

Un saludo amigocha, espero que te encuentres bien. Se te extraña...


Mafalda

Juan de Lobos dijo...

Coincido con mi Querida Mafalda, (habló en nombre de aquellos que concursamos y no ganamos un cacahuate, pero seguimos creyendo en nuestro trabajo, porque amamos lo que hacemos) pero si hay un premio desvalagado por ahí, no sean gachos e inviten. Mil saludos

AndreaLP dijo...

Seguro debe haber más excelentes escritores sinaloenses (como tú) pero no siempre el más envanecido es el mejor.

Hay excelentes escritores sin premio y premios sin excelentes escritores, que no?

Por cierto, qué bonito es Sinaloa, caray! :-)

Un abrazo.

mafalda dijo...

.....

¡¡¡¡¡¡Saludos!!!!!

Espero que todo este maravilloso.

Un saludo amigocha

Mafalda

Gilberto Owen dijo...

Saludos! Me parece increíble escuchar discusiones referentes a la autoría de un poema, cuando lo que se necesita son buenas noticias culturales. No hay que olvidar, irónicamente, las cifras por las que el narcotráfico corrompe nuestro bello estado. Esto es una muestra más del desinterés gubernamental hacia la cultura.

¡Qué dirían mis contemporáneos!

Anónimo dijo...

como se a dicho no nadamas los mencionados exiter, ellos solamente se reparten el mismo premio, es decir ,ahora te toca a ti , el sigiente es para mi ,

José Luis Domínguez dijo...

Lo que no se vale es saber que un escritor como Elman Trevizo Higuera se hace de dos banderas, la chihuahuense y la sinaloense para mamar becas dicéndose oriundo de uno y de otro lado. Ocupando dos espacios en vez de uno, lo cual nos habla de su voracidad por el precioso metal. Pero ya se sabe que un escritor mercader o escritor mercenario tiene una veta que tarde o temprano termianrá por agotarse.

José Luis Domínguez dijo...

Lo que no se vale es saber que un escritor como Elman Trevizo Higuera se hace de dos banderas, la chihuahuense y la sinaloense para mamar becas dicéndose oriundo de uno y de otro lado. Ocupando dos espacios en vez de uno, lo cual nos habla de su voracidad por el precioso metal. Pero ya se sabe que un escritor mercader o escritor mercenario tiene una veta que tarde o temprano termianrá por agotarse.