domingo, marzo 23

Menopausia Global


Hay temperaturas exteriores que traen los vientos alisios, los huracanes de septiembre en las costas del Caribe, las tardes de veranos con un sol alucinante en las duras banquetas de Los Mochis, las mañanas de neblina bajando sobre los jardines floreados del parque Sinaloa. Pero de lo que les quiero hablar es de las temperaturas de las mujeres cuarentonas, algo interno que te pone la cara candente como un fósforo y el pecho como un bracero. Hay que quitarse las sábanas de golpe y ducharse para volver al alivio de la normalidad en las noches en que reloj marca un tiempo que ha adquirido un valor nuevo y el movimiento de un galeón pesado que se pierde en el horizonte.
A veces ni siquiera con el baño se sosiega una, y hay que andar deambulando como fantasma en la casa, abrir el refrigerador y tomarse un yogur helado, prender la tele y entretenerse con el Discovery Channel, o Investigative Report, o volver a la página en que he subrayado líneas de O. Pamuk, uno de los autores preferidos de Donají, a quien recuerdo metida entre los libros de la Roma, codeándose con escritores, hablando de sus amantes y relatando historias, unas de ficción; otras de facto con la gracias de un ser animado por la curiosidad y el amor por la vida.
Hoy, un Domingo de Ramos, me espera una página en blanco y una cerveza helada, con que pienso contrarrestar los flachazos de una menopausia ingrata que viaja como señorona popof en el galeón del tiempo.

Y para cerrar el tema de las temperaturas les recomiendo ver la Verdad Incomoda o en inglés, An Inconvinient Truth, documental que produjo el senador demócrata estadunindese, Al Gore relatando el historial de las catástrofes que estamos presenciando hoy debido al calentamiento global.

Un beso a todos.

3 comentarios:

Eleonai dijo...

Hay calores de primavera que son más intensos que los del elevadísimo verano. Que situación extraordinaria. Intenso relato.

Que la cerveza te deje alivio. ¡Salud!

mafalda dijo...

........


Hola amiga....

...¡¡¡¡Chale!!!!, yo solamente he conocido a poquitos escritores me vi mal en el relato donde lo menciono porque no incluí a Elenita Poniatowska, que también la conocí en una Feria del Libro, y no se diga a ti y a Juanita Gallo, pero lo hice a propósito, tengo planeado escribir algo relacionado con eso jejejeje....


Amiga, los bochornos.... son solo eso, calenturas que por momentos enloquecen, yo lo he tomado con filosofía, aunque creo que mi estado de ánimo me ayuda, es probable que sea secundario a el tratamiento que te comente en mail. Si necesitas tomarlo...¡hazlo!.

Te envío un abrazo, oye voy a darme tiempo de enviarte por mail algunas opciones literarias que he leído últimamente, si te gustan avísame, y te las envio por mensajería. (no te preocupes por la lana por favor sale???).....

Mafalda

Angeek dijo...

La gran diferencia entre la menopausia humana y la global es que la primera corresponde a un ciclo biológico natural que nos lleva a otra etapa de la vida y la segunda es una alteración irracional del reloj biológico de este planeta.
La humana hay que vivirla como un proceso y no como una enfermedad y creo que eso aminora los síntomas o de plano los elimina. ¿Sabías que las mujeres mayas no sufren esos calores?
Con respecto a la global sí que hay que hacer algo y mientras más pronto mejor.
Hablando de temperaturas, por acá hay un frente frío, en plena primavera. No hay señal más clara que esto.
Saludos