sábado, diciembre 13

Curso de periodismo digital

Terminé el curso de periodismo digital en Mediosmedios.
El curso me costó 160 dólares. Es mediocre y pajoso. No creo que valga esta esta cantidad de dinero; sin embargo, tuvo la virtud de forzarme a subir mi propia página a la Web.
A ustedes les prometí que compartiría este curso y aquí les mando la lección número uno.
Espero recibir comentarios durante el tiempo que esté subiendo las clases, ok?
Va:


CLASE 1
¿Qué es Internet?
Internet es una gigantesca red de computadoras distribuida en todo el mundo, en la que se puede encontrar información y servicios de todo tipo, y que para poder ser usada se necesita de herramientas que permitan buscar la información que uno necesita, a través de máquinas situadas en cualquier parte.
Originalmente la Internet (antes de que fuera conocida como tal) fue creada para servir a las necesidades de investigadores universitarios, agencias gubernamentales y a militares. A éstos les siguieron las grandes empresas o corporaciones, que vieron las ventajas de disponer de enormes cantidades de información en forma libre y sin fronteras.
Desde el punto de vista de un usuario corriente, Internet es una fuente de información, un lugar de encuentro, una central de mensajes y otras utilidades más que da este medio. Pero para nosotros, comunicadores y periodistas, Internet es mucho más... es un enorme e importante sistema internacional de comunicación y reposición de información que crece día a día.
Historia de Internet
Los orígenes de Internet pueden ubicarse aproximadamente a mediados de la década de los sesenta. Por esta época, y en el marco de la guerra fría, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada del Pentágono (ARPA), comenzó un proyecto de estudios sobre la teoría Informática, ya que por aquellos años el Departamento de Estado Norteamericano era el mayor usuario de computadoras del mundo.
Durante esta época los ordenadores eran máquinas gigantescas y extremadamente caras, de modo que muy pocos centros de investigación podían permitirse disponer de uno. Como consecuencia de esto, resulto necesario comenzar a conectar todos los computadores disponibles entre sí, y dar acceso a diversos centros de trabajo. Así nace una pequeña red de cuatro ordenadores, que se dio a llamar ARPANET.
Los cuatro ordenadores podían transferir información sobre líneas dedicadas de alta velocidad. Incluso podían ser programados remotamente desde otros nodos. Gracias a ARPANET, científicos e investigadores podían compartir las facilidades de otros ordenadores en la distancia.
Era un servicio muy útil ya que el tiempo de proceso de los ordenadores en los 70 era algo muy codiciado. En 1971 había quince nodos en ARPANET; en 1972, treinta y siete. Todo iba perfecto. En su segundo año de operatividad, sin embargo, algo extraño se hizo patente. Los usuarios de ARPANET habían convertido la red en una oficina de correos electrónica de alta velocidad subvencionada por el gobierno federal. La mayor parte del tráfico de ARPANET no era el proceso de datos a largas distancias.
En vez de eso, lo que se movía por allí eran noticias y mensajes personales. Los investigadores estaban usando ARPANET para colaborar en proyectos, intercambiar notas sobre sus trabajos y, eventualmente, chismorrotear. La gente tenía sus propias cuentas personales en los ordenadores de ARPANET y sus direcciones personales de correo electrónico. No es que sólo utilizaran ARPANET para la comunicación de persona a persona, pero había mucho entusiasmo por esta posibilidad mucho más que por la computación a larga distancia. Eso no pasó mucho antes del invento de las Listas de Distribución, una técnica de emisión de información por ARPANET mediante la cual un mismo mensaje se podía enviar automáticamente a una gran cantidad de subscriptores.
El estándar de comunicaciones de ARPA era conocido como NCP, "Network Contro Protocol", pero según pasaba el tiempo y la técnica avanzaba, el NCP fue superado por un estándar de más alto nivel y más sofisticado conocido como TCP/IP. El TCP o "Trasmision Control Protocol," convierte los mensajes en un caudal de paquetes en el ordenador fuente y los reordena en el ordenador destino. El IP, o "Internet Protocol", maneja las direcciones comprobando que los paquetes caminan por múltiples redes.
ARPANET estuvo controlada muy estrictamente hasta al menos 1983, cuando su parte militar se desmembró de ella formando la red MILNET. Pero el TCP/IP las unía a todas. Y ARPANET, aunque iba creciendo, se convirtió en un cada vez más pequeño barrio en medio de la vasta galaxia de otras máquinas conectadas. Según avanzaban los 80, distintos grupos sociales se encontraban en posesión de potentes ordenadores. Era muy fácil conectar esas máquinas a la creciente red de redes. Conforme el uso del TCP/IP se hacía más común, redes enteras caían abrazadas y adheridas a Internet. Siendo el software llamado TCP/IP de dominio público y la tecnología básica descentralizada y anárquica por propia naturaleza, era muy difícil parar a la gente e impedir que se conectara. De hecho, nadie quería impedir a nadie la conexión a esta compleja ramificación de redes que llegó a conocerse como "Internet". Conectarse a Internet costaba al contribuyente muy poco o nada desde que cada nodo era independiente y tenía que arreglárselas con la financiación y los requerimientos técnicos.
Cuantos más, mejor. Como la red telefónica, la red de ordenadores era cada vez más valiosa según abarcaba grandes extensiones de terreno, gente y recursos.
La red ARPANET propiamente dicha dejó de funcionar en 1989. Los usuarios apenas se dieron cuenta, pero las funciones de ARPANET no sólo continuaron sino que mejoraron firmemente. El uso del estándar TCP/IP para redes es ahora algo global. En 1971, hace 32 años, sólo había cuatro nodos en la red ARPANET. Hoy existen decenas de miles en Internet esparcidos por muchos países alrededor del mundo.
¿Por qué la gente quiere estar "en Internet"? Una de las principales razones es simplemente la libertad. Cada grupo de gente que accede a Internet es responsable de su propia máquina y de su propio trozo de línea. El interés pertenece a todos y a nadie.
Es hora de una curiosidad.
En los años cincuenta había una publicidad de una marca de ropa interior femenina. La marca era Internet y era una marca argentina. La palabra Internet era una marca registrada usada por una empresa argentina llamada Casa Zule, que estaba en el centro de la Ciudad de Buenos Aires, en la calle Viamonte.
El aviso salía publicado en las revistas de la época como Maribel, Atlántida, Radiolandia y otras que ya están desparecidas. Todas las ediciones donde aparecía la marca Internet y sus anuncios publicitarios son de la década del 50 hasta la 60.
El aviso tenía varios slogan (que estaban bien pensados) "Ajusta lo justo, porque ajusta a gusto" o "Bombacha bikini Internet: en Jersey doble milanes, que "marca" la línea sin dejar marca". Los anuncios son buenos, o al menos muestran las complicaciones a las que nos enfrentamos las mujeres cuando compramos ropa interior.
Los derechos sobre la marca de ropa interior luego caducaron porque no los siguieron renovando.
Volvamos. Entonces, ¿Qué se puede hacer en Internet? La respuesta no es única. ¿Verdad? Podemos enviar y recibir correo electrónico, escuchar música, ver películas, leer libros, informarnos, buscar novio o novia en un chat, podemos comprar, vender, alquilar, realizar operaciones financieras y bancarias, también podemos investigar y un montón de posibilidades.
Internet permite todo y se puede conocer todo lo que existe en el mundo real a través de esta virtualidad. La información en la red está...está siempre, siempre está, la cuestión es saber buscarla, saber encontrarla y usarla de acuerdo con nuestros intereses, necesidades e inquietudes.
Podemos decir que Internet es otro medio más, como el teléfono, la radio y la televisión. Tiene una semejanza muy particular con el teléfono, por ejemplo si usted realiza una llamada a Irlanda abrirá un canal de comunicación entre dos personas, a través de cables de cobre o de fibra óptica, satélites. La voz que sale de su aparato, la palabra que se escucha del otro lado es convertida en un protocolo electrónico, es decir otro lenguaje que el teléfono comprende y que es aquello que su amigo en Irlanda escuchará. La diferencia entre el teléfono e Internet es que el teléfono hace un punto a punto (Buenos Aires / Irlanda), mientras que la red usa información de computadoras digitalizadas que se transfiere en paquetes por diversos senderos. Como dijimos anteriormente, las computadoras se entienden entre sí porque hablan un mismo lenguaje que es el protocolo TCP/IP, pero nadie controla Internet, repito Internet es de todos y no es de nadie.
Resumiendo: Internet no es otra cosa que un medio más, un medio de comunicación cada vez más masivo, donde podemos encontrar información de todo tipo colgada en la red. Por eso pienso que Internet puede ser definido como un medio en el cual se trafica información libremente.

Continuará...

3 comentarios:

Eleonai dijo...

Hola. Gracias por la información.

Que tengas una semana agradable, con mucha acción.

Eleonai dijo...

Hola. Gracias por la información.

Que tengas una semana agradable, con mucha acción.

Avelina dijo...

Gracias Eleonaí, una abrazo también para ti